Según estadísticas oficiales en los últimos años se han multiplicado las consultas de urgencia por ingesta de objetos extraños por parte de niños.

Ante esta problemática la prevención, el cuidado y el conocimiento para saber actuar resultan fundamentales.

0003045137

Cómo actuar

  • Los objetos pequeños y redondos (cuentas de collares, botones, monedas, etc.) que se tragan los niños suelen pasar por el aparato digestivo sin producir trastornos, y se eliminan naturalmente.
  • No se deben administrar purgantes ni alimentos voluminosos; limítese a la alimentación normal.
  • Si se nota dolor o dificultad para pasar la comida, consulte con el médico.
  • Quienes usan dentaduras postizas u ortodoncias están más expuestos a accidentes por tragar pequeños huesos o espinas de pescado durante la comida.
  • Los objetos rectos o puntiagudos (horquillas, alfileres, espinas de pescados, huesos) pueden generar un riesgo mayor. No pierda la tranquilidad; consulte usted con el médico de inmediato.
  • En todo momento es fundamental mantener la calma y transmitírsela al niño o la persona que ingirió el objeto.
  • Para evitar los riegos siempre es conveniente alejar del alcance de los niños los objetos peligrosos y estar atentos a su cuidado, en especial cuando están en ambientes desconocidos.

Baby and coin.

¿Cuáles son los casos más complicados?

Es bastante frecuente que los niños ingieran baterías de aparatos domésticos o de sus juguetes como relojes, radios, video juegos, etc. Ello puede causar lesiones corrosivas, por lo cual es necesario extraerlas lo antes posible por vía endoscópica.