Los médicos emergentólogos se destacan por su ardua labor con pacientes que requieren tratamientos complejos. En nuestro Sanatorio, contamos con el más completo Servicio de Emergencias para garantizar la mejor atención. Charlamos con la doctora Andrea Salcedo, médica emergentóloga en el Sanatorio Colegiales, quien nos cuenta todo acerca de este servicio fundamental.

– ¿Cuál es la diferencia entre el servicio de Guardia a uno de Emergencias?

«Los Servicios de Guardia son llamados aquellos que se organizan para atender diversas patologías de urgencia, generalmente de mediana y baja complejidad. En un Servicio de Emergencias, el espacio y profesionales están organizados para la atención no solamente de la patología banal, sino también, de aquellas situaciones con compromiso inmediato de la vida, y posee la complejidad suficiente para resolver y estabilizar diversas situaciones, como por ejemplo, pacientes politraumatizados graves, patología neurológica de emergencia, siniestros, entre otras.»

– ¿Cuál es la función de un médico emergentólogo?

«El médico emergentólogo se forma no sólo para atender estas situaciones de riesgo de vida inminente dentro del ámbito hospitalario, sino también, recibe entrenamiento para el manejo de situaciones de catástrofe con víctimas múltiples, rescate de víctimas en escenarios riesgosos como altura, sumersión, etc. Asimismo, recibe capacitación no sólo para recuperar los signos de vida del paciente, sino también, para mantenerlos y en lo posible, funcionar como un profesional capacitado para el manejo de pacientes críticos de manera integral.»

– ¿Cómo trabajaron durante la pandemia el Servicio de Emergencias?

«Teniendo en cuenta que los especialistas en Emergentología son escasos en el país, todos los profesionales en el Sanatorio Colegiales de diversas especialidades dentro del servicio procuraron manejar el volumen y gravedad de los pacientes a su ingreso y su adecuado manejo posterior. Dado que se trató de una patología que aprendimos a manejar a nivel mundial sobre la marcha, los ajustes de tratamientos y protocolos siempre fueron un desafío, así como también educar a los pacientes respecto de los cuidados que debían asegurarse. De todos modos, se sufrió una gran sobrecarga laboral, agregada al estrés de trabajar en una situación que fue nueva para todos los profesionales, donde al tratarse de una patología de alto riesgo, también nos vimos expuestos, pero siempre teniendo sumo cuidado con los protocolos establecidos.»

– El estilo de trabajo en Emergentología puede ser muy vertiginoso, ¿cómo te sentís al trabajar así?

«Aquellos como yo que elegimos la Emergentología como especialidad primaria, nos sentimos cómodos con el trabajo, es lo que nos gusta a pesar del estrés que siempre implica el manejo de estos pacientes. Parte de nuestra formación es aprender a manejar este estrés, porque si el profesional está tranquilo al actuar, tiene menos posibilidad de error y permite organizar las acciones de los demás profesionales, muchas de las cuales son tiempo-dependiente. Este aspecto también forma parte de nuestra formación, donde el emergentólogo es el líder de los equipos de reanimación, ordena el trabajo para asegurar la efectividad y evitar acciones que pongan en riesgo tanto al paciente como a quienes lo asisten.»

– ¿Cuántos profesionales forman parte de este Servicio en el Sanatorio Colegiales?

«El Servicio de Emergencias cuenta actualmente con más de 30 profesionales de diversas formaciones, que usualmente se complementan en la atención de los pacientes. Cada día de trabajo se organiza en base a los conocimientos y destrezas de cada profesional, para poder brindar una atención completa, integral y de alta calidad a cada paciente, independientemente de la dolencia que lo traiga a nuestro cuidado.»

– ¿Qué novedad implica para el Sanatorio Colegiales implementar el Servicio de Emergentología?

«La implementación del Servicio de Emergencias nos permite, como centro asistencial de alta complejidad, dar respuesta a las necesidades de los pacientes que requieren una atención integrada en una situación con riesgo de vida, trabajando en conjunto con los sectores que complementan esta atención, que son la Terapia Intensiva y la Unidad Coronaria. Manejando estas patologías de urgencia en el Servicio, es muchas veces posible estabilizar y comenzar el tratamiento de cualquier patología potencialmente mortal, reduciendo así la necesidad de ingreso a áreas de cuidados críticos, lo cual mejora el pronóstico y la sobrevida globalmente.»

Andrea Salcedo – Dra. de Emergentología en el Sanatorio Colegiales.